Navegar / buscar

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. La novela

 

El argumento de la novela narra la historia de Madariaga, español emigrado a Argentina, sus hijas y sus yernos, un francés y un alemán, que regresan a Europa poco antes de que estalle la I Guerra Mundial. Estructurada en torno a la historia de dos familias – los Desnoyers y los Hartrott – que aunque provenientes del mismo tronco común, pertenecen a cada uno de los bandos en conflicto. Allí verán cómo se destruyen sus naciones y su familias, enfrentadas en el campo de batalla.

La novela fue escrita en París entre el otoño de 1915 y la primavera de 1916 a sugerencia del Presidente de la República francesa, Raymond Poincaré para levantar el ánimo a las tropas francesas que luchaban en el frente del Marne y para que sirviera de propaganda al bando aliado en la I Guerra Mundial. La propaganda antibelicista de la novela a favor de los aliados, y el llamamiento a la entrada en la guerra de Estados Unidos, no se hizo esperar. El éxito de la novela fue fulminante.

Publicada en Francia en 1916 por la editorial Calmann Lévy, pronto fue considerada “la novela de la Gran Guerra” y las ediciones corrieron como la pólvora hasta su publicación oficial en Estados Unidos en 1919, convirtiéndose en un éxito editorial sin precedentes.

Solamente en EEUU se vendieron dos millones de ejemplares. Su adaptación al cine tampoco se hizo esperar. Metro Goldwyn Corporation adquirió los derechos de la novela en noviembre de 1919 por una cifra astronómica para la época, y en 1921 fue adaptada por June Mathis, dirigida por Rex Ingram e interpretada por Rodolfo Valentino y Alice Terry. Blasco Ibáñez que contribuyó con su versatilidad a modificar párrafos de la novela, visitó continuamente los escenarios de rodaje viviendo en directo la traslación al cine. La película se convirtió en la más taquillera de 1921 por delante de “The Kid” de Chaplin, siendo la sexta película muda más exitosa de todos los tiempos.

La espléndida adaptación de Rex Ingram, su elegante puesta en escena y los enormes medios de producción empleados para la época, unido a la mixtificación del Latin Lover encarnado en Rodolfo Valentino, convulsionaron la repercusión de la película.

De nuevo en noviembre de 1958, Metro Goldwyn Mayer adquirió los derechos para una nueva versión. Ésta, ya en color, fue dirigida en 1962 por Vincente Minnelli con guión de Robert Ardrey y John Gay e interpretada por Glenn Ford, Ingrid Thulin, Charles Boyer, Lee G. Cobb, Paul Henreid, Paul Lukas, Yvette Mimieux y Karlheinz Böhm, con música de André Previn y fotografía de Milton R. Krasner. En la producción también participaron de forma testimonial los ayudantes de dirección Julio Sempere y Kuki López Rodero.

En la versión de 1962, El escenario de la historia se trasladó a la II Guerra Mundial. Julio Madariaga (Lee J. Cobb), el patriarca de una acomodada familia argentina, presagia con los acontecimientos que están sucediendo en Europa la llegada de los cuatro jinetes del Apocalipsis: la peste, la guerra, el hambre y la muerte, y verá como el ascenso del nazismo divide a las dos ramas de su familia.

Una de ellas, de origen francés, encabezada por Julio Desnoyers (Glenn Ford), se enfrentará a la rama alemana, los Von Hartrott, cuya militancia nazi les permitirá ocupar puestos de importancia en la Wehrmacht y en la ocupación de París. Finalmente, el estallido de la II Guerra Mundial hará que ambas familias participen en la contienda en bandos opuestos e incluso lleguen a convertirse en rivales por causa de sus ideas políticas.

Este contexto sirve a Minnelli para retratar el horror de la guerra y sus funestas consecuencias, con la destrucción y la muerte en primer plano. Asimismo refleja la desmembración familiar derivada del posicionamiento ideológico contrario y advierte la necesidad de no permanecer pasivo ante situaciones de injusticia.

Minnelli, maestro de películas inolvidables, director sublime, conciliador de una saga familiar canora y talento interpretativo (Judy Garlan y Liza Minnelli), investigador del color y del espectáculo cinematográfico, alcanza uno de sus zenit creativo con la novela de Blasco Ibáñez. La suma de estos dos talentos, Blasco Ibáñez y Minnelli, que no coincidieron en el tiempo, pues Blasco Ibáñez fallece en 1928, ha dado una de las obras más representativas del melodrama bélico, junto a “Adiós a las armas” basada en la novela de Ernst Hemingway escrita en 1929 y dirigida en 1932 por Frank Borzage y en 1957 por Charles Vidor y John Huston.

Blasco Ibáñez, a partir del éxito arrollador de la novela y de la película, implementó su punto de vista y ojo crítico, construyendo a partir de entonces, una moderna narrativa destinada al séptimo arte.

error: Content is protected !!